Branding

Hablemos de branding e identidades.

Marca no es igual a la identidad; la identidad es el resultado de una marca eficaz.

El branding es el proceso de construcción de una marca. Mediante la estrategia vinculada al nombre y/o logotipo que identifican a la marca, se refleja un mensaje con percepción emocional.
Como marca debemos concebir algo más que un simple nombre.
La marca es el sello, el espíritu, el símbolo identificativo de la organización, o una combinación de todo ello. A través del cual, los usuarios perciben una imagen válida, en términos de calidad, fiabilidad y unicidad. La marca es lo que nos distingue de la competencia.

Tanto la identidad como la imagen corporativa tienen bastante que ver con todo esto.
La identidad corporativa de una marca o un producto hace referencia a sus aspectos visuales:  es su manifestación física. Así, dicha identidad incluye la elección de colores específicos, logotipos, una tipografía concreta, etc.
La imagen corporativa, sin embargo, hace referencia a cómo los usuarios perciben una compañía. Es una imagen generalmente aceptada de lo que dicha compañía significa.


Logotipo, imagotipo, isotipo e isologo.

Todos decimos logotipo cuando queremos referirnos a la representación visual de una marca. Pero el significado real de logotipo muchas veces no coincide con el elemento al que nos referimos. Y hay otras palabras como imagotipo, isotipo e isologo que definen mejor las diferentes tipologías que existen para la representación visual de una marca. 

LOGOTIPO

representación gráfica de una marca que se compone sólo de letras o tipografía.

ISOLOGO

ISOTIPO

representación de una marca cuando se compone sólo de una imagen. No hay tipografía, no lo puedes leer aunque sí puedes entender qué representa el diseño, siendo la marca reconocida sin el texto.

IMAGOTIPO

en la representación visual de una marca existe un elemento pictográfico junto al texto. Entonces nos encontramos con un elemento que podemos leer y otro que no, y ambos pueden funcionar por separado. 


Aunque los logotipos tengan formas sencillas, a veces requiere laboriosos trazados y conocimientos de dibujo técnico para diseñarlos correctamente.

El proceso de construcción de mi marca personal.

Se creó mediante la administración estratégica vinculada de forma directa al nombre que me identifica, teniendo el cuenta varios aspectos como la psicología de la forma, psicología del color, y las proporciones aureas, obteniendo como resultado, la mejora de la presencia y aumentando el valor de mi trabajo, especialmente relevante para la promoción, comunicación, diferenciación y visibilidad en un entorno homogéneo.
A continuación muestro la aplicación de mi marca personal a la papelería corporativa.